War is back!


“La semana pasada me encontré en el aeropuerto con un colega que había trabajado conmigo en el Ministerio de Finanzas y ahora es presidente de un gran banco. Hablamos de la crisis de la zona euro y me dijo: ‘Después de todas estas conmociones políticas y económicas que estamos pasando va a ser muy raro que en los próximos diez años podamos escapar sin una guerra, así que estoy pensando en sacar la green card para mis hijos y emigrar a Estados Unidos”. La anécdota fue contada en el pleno del Parlamento Europeo el pasado día 14 por Jacek Rostowski, ministro de Finanzas de Polonia, que ostenta la presidencia de la Unión. “Esto no podemos permitirlo”, apostilló el ministro tras afirmar que “Europa está en peligro”. La palabra guerra ha entrado inesperadamente en la escena política europea.

“El aumento del paro y de la pobreza proporcionan los ingredientes para el auge de los partidos xenófobos, populistas y el refuerzo de los sentimientos antieuropeos.”

“En Europa”, recuerda este alto funcionario, “las desgracias siempre empiezan por los Balcanes y Grecia forma parte de ellos”.

No es extraño, por tanto, que ya no escuchemos jamás el término “familia” para hablar de la Unión, y sí oigamos que los españoles son “vagos”, los griegos “mentirosos y despilfarradores”, los alemanes “egoístas”…

La noticia original en El País 

Anuncios

The Economist lo tiene claro: be afraid, man!

IN DARK days, people naturally seek glimmers of hope. So it was that financial markets, long battered by the ever-worsening euro crisis, rallied early this week amid speculation that Europe’s leaders had been bullied by the rest of the world into at last putting together a “big plan” to save the single currency. Investors ventured out from safe-haven bonds into riskier assets. Stock prices jumped: those of embattled French banks soared by almost 20% in just two days.

But those hopes are likely to fade, for three reasons. First, for all the breathless headlines from the IMF/World Bank meetings in Washington, DC, Europe’s leaders are a long way from a deal on how to save the euro. The best that can be said is that they now have a plan to have a plan, probably by early November. Second, even if a catastrophe in Europe is avoided, the prospects for the world economy are darkening, as the rich world’s fiscal austerity intensifies and slowing emerging economies provide less of a cushion for global growth. Third, America’s politicians are, once again, threatening to wreck the recovery with irresponsible fiscal brinkmanship. Together, these developments point to a perilous period ahead.

Slipping and grasping

Most of the blame for this should be heaped on the leaders of the euro zone, still the biggest immediate danger. The doom-laden lectures from the Americans and others in Washington last week did achieve something: Europe’s policymakers now recognise that more must be done. They are, at last, focusing on the right priorities: building a firewall around illiquid but solvent countries like Italy; bolstering Europe’s banks; and dealing far more decisively with Greece. The idea is to have a plan in place by the Cannes summit of the G20 in early November.

That, however, is a long time to wait—and the Europeans still disagree vehemently about how to do any of this (see article). Germany, for instance, thinks the main problem is fiscal profligacy and so is reluctant to boost Europe’s rescue fund; yet a far bigger fund is needed if a rescue is to be credible. The most urgent solutions, such as restructuring Greece’s debt or building a protective barrier around Italy, require the most political courage—something that Angela Merkel, Nicolas Sarkozy et al have yet to exhibit. The chances of a bold enough plan will shrink if markets stabilise. The less scared they are, the more likely Europe’s spineless policymakers are to jump yet again for a plan that does just enough to stave off catastrophe temporarily, but lets the underlying problem get worse.

Much of the world is now paying for their timidity: witness the increasingly dark economic backdrop. A slew of recent indicators suggests the euro area is slipping into recession, as Germany’s exports slow, the fiscal screws tighten, confidence slumps and the banks’ travails imply tighter credit. Even if the euro-zone crisis were to be solved tomorrow, the region’s GDP would probably shrink over the coming months.

America’s economy is still limping along, though the summer slump in share prices and consumer confidence suggest future spending will weaken further. The Federal Reserve is trying new ways of support, somewhat half-heartedly. Whatever it does, America is currently on course for the most stringent fiscal tightening of any big economy in 2012, as temporary tax cuts and unemployment insurance expire at the end of this year. That could change if Congress came to its senses, passed Barack Obama’s jobs plan and agreed on a medium-term deficit-reduction deal by November. If Democrats and Republicans fail to hash out a compromise on the deficit, draconian spending cuts will follow in 2013. For all the tirades against the Europeans, America’s economy risks being pushed into recession by its own fiscal policy—and by the fact that both parties are more interested in positioning themselves for the 2012 elections than in reaching the compromises needed to steer away from that hazardous course.

What about the cushion the emerging markets provide? That, too, is getting thinner. Their growth is slowing (as it needed to, since many economies were overheating). Recent falls in emerging-world currencies and stock prices show that financial panic can afflict the periphery too (see article). Some emerging economies, including China, have less room to repeat their 2008-09 stimulus because of the debts that splurge left behind. Monetary policy can be loosened: several central banks have cut rates. But, overall, the emerging world will be less of a buoy to global growth than it has been hitherto.

Some of these constraints are unavoidable. Many governments have less room to support weak economies than they did in 2008. Some caution, too, is understandable from central bankers who have waded ever deeper into unconventional monetary policy. But governments are not just failing to act: they are exacerbating the mess.

Lacking conviction and courage

In the aftermath of the Lehman crisis, policymakers broadly did the right thing. The result was not a rapid return to prosperity in the West, but after such a big balance-sheet recession that was never going to happen. Now, more often than not, policymakers seem to be getting it wrong. Their mistakes vary, but two sorts stand out. One is an overwhelming emphasis on short-term fiscal austerity over growth. Fixing that means different things in different places: Germany could loosen fiscal policy, while in Britain the reins should merely be tightened more slowly. But the collective obsession with short-term austerity across the rich world is hurting.

The second failure is one of honesty. Too many rich-world politicians have failed to tell voters the scale of the problem. In Germany, where the jobless rate is lower than in 2008, people tend to think the crisis is about lazy Greeks and Italians. Mrs Merkel needs to explain clearly that it also includes Germany’s own banks—and that Germany faces a choice between a costly solution and a ruinous one. In America the Republicans are guilty of outrageous obstructionism and misleading simplification, while Mr Obama has favoured class warfare over fiscal leadership. At a time of enormous problems, the politicians seem Lilliputian. That’s the real reason to be afraid.

Artículo original

Impacto profundo, ché

El gobierno Menem dejó en 1999 dos bombas de relojería: a) un déficit fiscal muy elevado, de 7.350 milones de pesos y b) una enorme deuda externa, que aumentaba aún más el déficit fiscal. Además, se mantenía una paridad fija peso-dólar que perjudicaba a las exportaciones argentinas. En octubre 2001, el desempleo en Argentina fue récord: un 18,3% de la población activa.

La deuda pública llegaba a 132.000 millones de dólares. Los datos de noviembre, previos al estallido de la crisis, eran desvastadores, con caídas del 11,6% en la industria, 18,1% en la construcción, 27,7% en la industria automotriz, etc., la desocupación alcanzaría el 16,3% en octubre de 2001.

En diciembre de 2001 el gobierno publica el decreto 1570/2001, que desata lo que se llamó el corralito.. Se limitaba el retiro de dinero a 250 pesos a la semana para el público en general y se limitaban las actividades bancarias a las empresas. Se trataba de evitar la fuga de capitales y proteger al peso ante una posible devaluación, pero lo que se consiguió fue la quiebra de la economía argentina.

Los trabajadores y las clases medias se vieron muy afectadas por la política del gobierno y el 20 y 21 de diciembre se produjo el estallido social de De la Rúa. A continuación, el nuevo gobierno declara la quiebra de la deuda pública de la Argentina, la mayor suspensión de pagos de un Estado en la Historia..

El Imperio de los mercados financieros

 

La marcha Imperial alumbra una era oscura.

Rompe el hechizo.

Únete.

#Escudoantimercados 15 de Octubre.

 

 

El mercado es Sonora

Al mercado de Sonora no les conviene ir.
No. Al mercado de Sonora no les conviene ir.
A menos que quieran escuchar algunas cosas que no querrían repetir,
a menos que quieran buscar una poción milagrosa a base de sándalo y de jazmín.

O comprar agua de San Ignacio para hacer algún sucio trabajo,
O tal vez sólo quieran adquirir un precioso ojo de venado,
porque de otro modo no les conviene ir.

A menos que quieran hacer alguna limpieza de esas que no siempre salen bien.
A menos que quieran volver de allá con un amarre que no sabrían deshacer.
O tal vez quieran rendirle culto a la santísima muerte,
o sean de esos que acuden sólo para comprar un busto de San Jesús Malverde…
porque de otro modo, si no fuera así, no les conviene ir.

Nasty News

 

El Economista, 20 Septiembre 2011

Los aumentos agresivos en el Ibex y Dax invitan a estar más que atentos a la evolución en los parqués americanos. En el caso del selectivo español, expertos apuntan que “una corrección hacia 7.500/8.000 puntos debería verse como una oportunidad de compra pensando en un mayor rebote.

 

El Economista, 20 Septiembre 2011

El diferencial entre los bonos irlandeses y los alemanes alcanzaba los 718 puntos básicos, con un rendimiento del 8,770%, mientras que en el caso de los bonos griegos, el ‘spread’ llegaba a 2.032,9 puntos básicos, con un rendimiento del 21,916%.

La bolsa ha logrado mantener la senda alcista, tras un titubeo momentáneo producido después de conocerse el desmentido de la presidencia francesa sobre un inminente comunicadoconjunto del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, sobre la crisis griega. El Ibex35 sube por encima del 2% y reconquista los 7.800 puntos.

 

Libertad Digital 14/09/2011

El FMI reserva más de 400.000 millones de euros para rescatar a España

Un alto cargo del FMI confiesa que Madrid y Roma precisarán “ayuda internacional”. El Fondo estudia activar préstamos bilaterales por valor de medio billón.

Lidera las caídas en Europa y el riesgo país se dispara

España, en el ojo del huracán: el Ibex se hunde un 5,5% y pierde los 9.900

Publicado el 04-05-2010 , por Expansión.com

Dos rumores están machacando hoy el mercado español: que Fitch estaría estudiando bajar el ráting de España, algo que ha sido desmentido por la propia agencia, y que España podría necesitar 280.000 millones si finalmente se convierte en Grecia, algo que Zapatero ha tachado de locura. Pero los mercados no entienden de desmentidos. El Ibex 35 cae un 5,5%, rompe mínimos anuales y pierde no sólo los 10.000 sino los 9.900 puntos. Los dos grandes bancos, Santander y BBVA, comandan los descensos en el Ibex y en el Eurostoxx50, en medio de la creciente presión para que España acometa reformas. La prima de riesgo se dispara por encima de los 120 puntos.

 

Diario Público 20/09/2011

Las bolsas de Italia y España se hunden y la prima se dispara

El Ibex-35 ha caído en picado tras la comparecencia de Trichet. La jornada ha estado definida por los tímidos verdes. Sin embargo, a primera hora de la tarde se ha encendido el piloto rojo, que no se ha apagado hasta el cierre. La bolsa española ha caído un 3,89%, hasta 8.686,50 puntos, perdiendo la cota psicológica de los 9.000

Y eso que el día empezaba bien…

 

Libertad Digital

16 de Abril de 2008

En resumen, la economía española se aproxima al peor escenario posible, tanto por la combinación de desaceleración e inflación como por la actitud del Gobierno de Zapatero ante la que se nos viene encima. Y luego dice que todo es culpa de la crisis internacional y que criticar la economía es antipatriota.

 

La falta de confianza en la deuda arrastra a las Bolsas

La prima de riesgo española, al nivel más alto desde enero

MANUEL V. GÓMEZ– Madrid – 11/03/2011

Un cúmulo de malas noticias a primera hora de la mañana, antes de que abrieran los mercados en Europa, acentuó ayer el tono pesimista que se había extendido en los parqués europeos en los días previos. Aislados, el frenazo de las exportaciones chinas en febrero, la caída de las alemanas, la rebaja de la calificación de la deuda española por Moody’s o el déficit comercial de Estados Unidos no explican la intensidad de los números rojos generalizados de ayer. Por momentos, esos números se acercaron al 2% de caída en el Ibex 35. Ahora, en conjunto, dan cierta apariencia lógica a lo sucedido y sirven de excusa para justificar el comportamiento rebaño de los mercados.

 La Vanguardia – 20 Septiembre 2011

La crisis griega lastra la confianza de los mercados en España

Alemania y el Banco Central Europeo (BCE) mantienen su enfrentamiento sobre cómo deben participar los bancos privados en este segundo plan de ayuda, lo que ha aumentado el nerviosismo en los mercados. La reunión se ha convocado en el último momento, informa Europa Press.

 

CINCO DÍAS.COM

26 de Agosto 2011

El Ibex no ve el final de la pesadilla

La pesadilla continúa. El Ibex ha recuperado un 0,54% en la semana, pero Bernanke y el PIB estadounidense han rematado hoy al selectivo, que ha cerrado en los 8.185,5 puntos, tras ceder un 1,37%. La Bolsa española se prepara para cerrar su peor agosto desde 1998.

El FMI calcula que España debe recortar 20.000 millones más

22/06/2011

Para el logro de los objetivos de déficit público, el Fondo Monetario Internacional calcula que el Gobierno deberá acometer un ajuste adicional de unos 20.000 millones en tres años, añadido a lo ya previsto.

Los mercados penalizan a la banca con su exposición a la deuda española

 

13/09/2011 19:42

La banca española pasa por sus peores momentos desde la oleada bajista posterior a la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008.

 

JOSÉ MANUEL ATENCIA

Aprender a desaprender

JOSÉ MANUEL ATENCIA 06/09/2011

Este verano de Libia, de la prima de riesgo, de The News of the World, de Strauss-Kahn, de Amy Winehouse, de la SGAE, de las elecciones anticipadas, de anticipar el anticipo, de las reformas de Zapatero, de la Fiesta del Pulpo de Rajoy, de la visita del Papa y del dedo en el ojo de Mourinho, hemos desaprendido algunas cosas que sabíamos de dictadores, de economía y del periodismo británico. También de las ideologías, de las de derecha y de lo poco que va quedando de las de izquierda. Del fútbol, de las élites políticas, de las religiosas y de los mitos musicales. Hemos aprendido que cada día ocurre algo importante, que al día siguiente no tiene casi importancia alguna. Por eso, hasta las urgencias, en época de crisis, tienen ideología. Va un ejemplo: al Gobierno le da tiempo a reformar la Constitución pero carece de él para imponer un impuesto a las grandes fortunas, que son siempre igual de afortunadas. Si la historia se entiende mejor desde la distancia, nadie entenderá leyendo los periódicos de la época qué evitó que el mundo al inicio del siglo XXI no pegara un reventón y saltara por los aires. Y no me refiero a los mercados, sino a las personas.

 

España tiene tres alternativas: dolor, quiebra o inflación

 

Un futuro oscuro

31/01/2010

El prestigioso financiero neerlandés Willem Buiter, recién nombrado economista jefe de la inversora neoyorquina Citigroup, se muestra pesimista sobre el futuro de nuestra economía.

En su opinión, la economía española no crecerá en los dos próximos años, y “si se tarda más de la cuenta” en tomar medidas, “la deuda seguirá creciendo y la credibilidad de España en el mercado se debilitará“. Y es que, “si España quiere tener un crecimiento sostenible a medio plazo, lo mejor que puede hacer es tener un control sobre su endeudamiento”, asegura.

 

Los detalles de la prohibición de ventas en corto al descubierto en España, según la CNMV

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha acordado hoy “prohibir de forma cautelar con efectos inmediatos” operaciones sobre valores o instrumentos financieros “que supongan la constitución o incremento de posiciones cortas sobre acciones españolas del sector financiero”.

La Autoridad Europea de Valores Financieros (ESMA) informó hoy de que las ventas en corto al descubierto se van a prohibir en Francia, España, Italia y Bélgica a partir de este en un intento por frenar los “falsos rumores” que están desestabilizando los mercados.

Cambio de humor en el mercado

La Bolsa rebota y obtiene una ganancia semanal del 6%

 

DIARIO EL PAÍS

D. F. 18/09/2011

Prueba de que el mercado no sabe a qué atenerse es que no se han despejado ninguna de las incertidumbres que venían lastrando las Bolsas (dudas sobre el crecimiento económico en EE UU y crisis de deuda en la zona euro) y a pesar de ello el Ibex 35 logró subir un 6% acumulado en cinco sesiones, su mayor alza semanal desde julio pasado

 

 

TRIBUNA: JORGE FABRA / J. IGNACIO BARTOLOMÉ

No es economía, es ideología

DIARIO EL PAÍS

JORGE FABRA / J. IGNACIO BARTOLOMÉ 17/09/2011

El 9 de mayo de 2010 la mayoría conservadora representada en la reunión del Ecofin impuso a España, bajo el argumento de la consolidación fiscal como vía para prevenir situaciones de insolvencia, una política fiscal restrictiva que en la coyuntura actual es procíclica y contractiva.

Aparentemente se trataba de mandar una señal de estabilidad financiera a los mercados con medidas que garantizaran la capacidad de pago de la deuda a sus vencimientos. De esta manera, las primas de riesgo financieras deberían disminuir. Pero los mercados han respondido a las políticas restrictivas del gasto público exigiendo mayores primas de riesgo, y no menores, como aparentemente se pretendía.

 

Trabajar cansa

¿Y si atacamos nosotros a los mercados?

Blog de Isaac Rosa

Diario Público

17 de Julio 2011

En el campeonato que disputan los mercados y la Unión Europea, una semana más la victoria ha sido para los mercados, que goleada tras goleada van camino de hacerse con el trofeo, mientras Europa no sólo no ha ganado ni un partido hasta ahora, sino que no ha metido todavía un solo gol. Más aún: ni siquiera ha tirado a puerta, pues juega a la defensiva, despejando balones mediante la vieja táctica del patadón y a donde caiga.

Como los mercados nos golean sin despeinarse, y los nuestros ni siquiera miran a puerta, uno empieza a pensar si no estará amañado el partido. Porque después de tantos ataques sufridos, todavía estamos esperando que un día la prensa titule: “Europa ataca a los mercados.” Ya digo, aunque sea sólo un día.

 

…Y vuelta a empezar: el FMI mete miedo, la prima de riesgo se dispara y la Bolsa se hunde

05-09-2011 – Diariocrítico/Agencias

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes rozaba los 320 puntos básicos en la apertura de los mercados europeos tras las declaraciones de la presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, en las que alerta del riesgo de recesión global inminente.

 

Confianza, fidelidad, amistad

«Sin la fe no se tiene nada. Si no se tiene confianza, no se tiene nada tampoco. Porque si lo que se encuentra es desconfianza no se puede tener una relación positiva con el otro, será siempre recelosa. Entonces, el primer punto es la confianza, la confianza en el hecho de que es posible pensar otro mundo, la confianza en el proyecto común. Luego, la fidelidad, porque es necesario estar juntos, ser fieles a esa confianza. No se trata de tenerla de vez en cuando y por azar, hay que continuarla. El único imperativo es continuar, no dejarse desalentar, no renunciar, mantener la confianza, porque de inmediato esa confianza va a encontrarse obstáculos terribles, fracasos, imposibilidades. Y desde el interior de la fidelidad se crea la comunidad amistosa de los que son fieles. La amistad es la consecuencia de una fidelidad común. A veces, incluso, la amistad es considerada como una fidelidad a la infancia, a la juventud. Es muy común tener amigos de la juventud. Por lo tanto, la amistad es consecuencia de la fidelidad, y la fidelidad remite siempre a cierta confianza» (Alain Badiou)

I was there..

En Junio de 2001  el Banco Société Générale me contrató como becaria en el departamento de supervisión de operaciones bursátiles diferidas. Fue pura casualidad. El día de la entrevista detectaron en seguida mi acento español y dejaron de lado el cuestionario estándar. Hacía pocos días que el Real Madrid había fichado al gran Zizou, y estaban mucho más interesados en elucubrar qué suerte correría en las filas celestes que en continuar estrujando candidatos.
Trabajaba en el corazón de la Défense, y más adentro, en el corazón de la sala de mercado de uno de los bancos más grandes del mundo. Para acceder al interior había que pasar dos controles de seguridad. El segundo te escaneaba de arriba abajo.
La sala era redonda, y estaba tapizada de un rojo intenso. La actividad no paraba nunca. Los ordenadores permanecían encendidos las 24 horas del día, almacenando órdenes de compra venta de todo tipo de valores que se distribuían a las diferentes bolsas del planeta dependiendo de su horario de apertura.
Los días eran largos y oscuros. Una semana ganábamos miles de millones y otras unos pocos menos. Después nos íbamos al bar de abajo y comentábamos la jugada con los de riesgos, con los de grandes cuentas,  ya sabéis, rollo Ally Mc Beal.
El 11 de Septiembre, el día comenzó como todos los demás. Mis clientes llamando porque se había quedado colgado el sistema y sus euros se habían esfumado por los intersticios del ciberespacio, los querían vender, vendiendo, y todos los demás comprando. Después  todo cambió: una avioneta, que luego era un avión, que luego eran unos cuantos, derribaron las torres, y amenazaron el pentágono. No nos enteramos por la tele, qué va, sino por las llamadas de teléfono.
Miles de accionistas movían sus carteras, algunos prácticamente arruinados, otros llorando de contentos. Casi todos trabajábamos con dos pantallas. En la de la derecha veíamos la curva de valores, en la izquierda  a  los oficinistas del World Trade Center saltando. Mis brokers no podían contener su alegría. Compraban a la baja y colocaban sus valores ruinosos a accionistas presos del pánico.
La alegría fue general, lasciva. El furor duró poco sin embargo. Las operaciones en dólares se prohibieron en cuanto algún listo se puso a trazar conexiones. Nadie quería que el dólar se desplomara, no se podía arriesgar tanto.
Patri